en propiedad

Superpoblación. Nunca hicimos el caso adecuado. Pero el detonante ha sido el crecer tanto. Y sin control.

Nos hemos pasado un par de siglos preocupándonos por muchas cosas. El riesgo nuclear, el reparto del suelo, la ya muy evidente subida del nivel del mar, el agujero de ozono, los combustibles. Y en último lugar el tamaño de la población.

Pensábamos que el problema sería repartir los recursos entre el creciente número de habitantes del planeta.

Metimos la pata. Hasta el fondo.

un mensaje

4rc4ng3l tomó tierra con habilidad entrenada. Con un gesto rápido y ya tan natural que no era apenas consciente de él, replegó e hizo desaparecer las alas. Examinó los alrededores, localizó la tienda de campaña y caminó hasta ella. Sin esfuerzo, apartó la pesada tela que cubría la entrada. Pasó.

paleontología

Se ciñó con firmeza el cinturón. El protocolo marcaba que tenía que presentarse correctamente ataviado con sus herramientas de trabajo. Era una manera clara de informar quién y qué era a aquellos que no le conocieran.

Había llevado mucho tiempo llegar hasta este punto. Los restos eran tan colosales, tan titánicos que  el trabajo no acababa nunca. No los habían identificado como tales. Al principio los primeros paleontólogos confundieron los hallazgos con la orografía del terreno. Es normal. Huesos tan enormes podían ser confundidos fácilmente con grandes rocas, o restos vegetales de tamaño medio. Pero eran huesos.

almacenado

– ¿Hola?
– Hola, hola. Disculpa.
– ¿Estoy soñando?
– Técnicamente sí.
– Ah.